19 julio, 2019

¿Cómo afecta a los bogotanos la tragedia ambiental que vive la Amazonía?

Un llamado al cambio.

Los reportes de algunos medios de comunicación indican que la Amazonía brasilera ha tenido durante este año cerca de 70.000 focos activos con llamas, que se han ido comiendo a bocados gigantescos al que es sin lugar a dudas el pulmón del mundo, y que representa el 4,9% del área continental.

La emergencia actual, que lleva semanas viva y crece sin control, ha traído pérdidas incalculables en fauna y flora. La selva se sigue consumiendo sin reparo, la naturaleza grita por ayuda y nuestro planeta nos dice que nuestro estilo de vida ya no es sostenible. No obstante, cabe peguntarse ¿qué estamos haciendo para evitar este tipo de contingencias?, la respuesta más dura y verdadera es: Nada, o al menos nada más allá de postear en redes sociales. No hemos hecho nada porque lo que hoy nos hace llorar, es el resultado de lo que llevamos despreciando, malgastando y destruyendo desde hace varios años atrás.

Es poco decir que la actividad humana es la directa responsable. Las malas prácticas ambientales con nuestro planeta están dando los frutos esperados. Hay que actuar y es ahora, no podemos dejar pasar el tiempo sin que tomemos cartas en el asunto y repensar nuestro estilo de vida. Reflexionemos si seguir comprando masivamente elementos que no necesitamos es la salida; si malgastar el agua, recurso finito que se agota, realmente vale la pena; si seguir disponiendo inadecuadamente los residuos por física pereza, nos traerá buenos resultados. Hay que repensarnos como ciudadanos y repensar las políticas que nos rigen como colombianos, menos cuando estadísticas señalan que a hoy (agosto de 2019) los seres humanos ya nos gastamos los recursos disponibles para el año completo, con un nivel de consumo que nos haría requerir un planeta adicional para mantener el ritmo depredador que llevamos con el planeta. No tenemos otro, debemos sí o sí cambiar.

Ahora bien, aunque se ve lejana la situación querido bogotano, ¿ha pensado usted qué relación tiene la catástrofe en la Amazonía con la fría Bogotá que sentimos por estos días?

La relación directa quizás no es tan fácil de percibir, pero si es real y latente. El cambio climático es una realidad y grandes deforestaciones como la sucedida en la región brasileña afecta directamente el clima y la naturaleza de la región. Los ecosistemas están interconectados y bien dice el dicho que “el aleteo de las alas de una mariposa se puede sentir al otro lado del mundo”. El humo y el carbono generado pueden afectar a Colombia y a Bogotá, modificando nuestro clima y afectando negativamente los ecosistemas debido a los procesos anormales que la deforestación ha puesto en movimiento, agravando la situación el hecho de que, como manifestó Brigitte Baptiste, bióloga rectora de la EAN, la recuperación de lo que en pocos días se ha perdido en el Amazonas se tardará entre 200 a 300 años.

Asimismo, no hay que dejar de lado el hecho de que los árboles del Amazonas producen un 20% del total del oxígeno presente en la atmósfera. Por ello, esta tragedia no hace más que acelerar los efectos del calentamiento global que ya sentimos en nuestra ciudad. La invitación final es a que evaluemos nuestros actos, a que construyamos una Colombia Renaciente, y desde nuestro partido los invitamos a promover buenas prácticas que ayuden al cuidado, preservación y conservación de planeta, comenzando por esta casa de 20 localidades y cerca de 7 millones de habitantes.

Dejemos de lado las redes sociales y actuemos. La Amazonía, el planeta, Colombia y Bogotá nos necesitan.

Blog Personal, Sin categoría